domingo, 26 de marzo de 2017

Reciclaje: Santuario




                                        ¿Tan cansados están los hombres de mí?
                                                               (Carta de Hölderlin a su hermano)

                                                                                                                         

Pues se sabe triste
cree conveniente
mantenerse activo. Sobre todo si,
como en esta festiva tarde,
mirando a lo alto divisa
el globo que, para regocijo
de la multitud,
hace horas
estalló, cuyos restos
aún flotan
entre la ciudad y las pasajeras nubes.
Mantenerse, se repite, activo,
para que el pensamiento
por la visión seducido
no se remonte, inconsciente,
e incapaz
de aferrarse
a los enlonados despojos
se eleve al lugar aquél
donde el cielo azul no es ya azul cielo
donde todas las formas son ninguna
excepto aquella que todo lo informa.

Se recluye así en su torre,
de la eternidad y los hombres a salvo,
recortando luminosas estrellas
que, colgadas del techo,
protegerán sus noches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario