sábado, 3 de septiembre de 2011

Tom Tan

En la jaula trece donde nació,
mientras cabizbajo su noúmeno espulga
recordar cree lejana isla,
verdes palmeras, desvaídos arbustos tropicales,
sedoso pelaje de hembras al soslayo.
Orangután meditabundo, con mirada acuosa
tras los barrotes acuosas
siluetas silentes vislumbra.

Pobicholo vello Tom.

Pero Borneo está lejos, tal vez desvanecido,
los cocos se pudren en los mares color vino
el tumor se extiende por su pulmón
esa tos no presagia nada bueno.

Pobicholo en vías de extinción.

viernes, 15 de julio de 2011

Patmos

En el apocalipsis hace algo de fresco.

No se está mal,
pero vendría bien una rebequita.

Ocasionalmente, cierto molesto
olor a napalm
asciende desde las regiones inferiores
del continuo espaciotiempo.
Menuda fritanga.
Algo habrán hecho,
nosotros a lo nuestro.

Arañas bajo el cabello,
por los cielos serpientes aladas.
Una lechuza
contempla el silencio con ojos redondos.

Al atardecer
la mortandad decrece un rato.
Entonces, mientras Lady Macbeth llora,
todos nos lavamos las manos.

sábado, 23 de abril de 2011

Linaje de las hojas

                                                                Do come to Dunsinane"
                                                                                                                                           Macbeth
                                                                          

          
El exilio ha sosegado nuestro talante.
Descalzos abandonamos el día,
temerosos de pisar su limpio rostro.


"Partirás”, musitó la noche,
cuando el bosque y la ribera  se confundan”.
Nadie supo
si las invasiones
al ritmo del oleaje acompasadas
silentes quimeras traerían, ávida gorgona
o cenicienta hueste.
El ojo y la sien desgracia latían.
Inconscientes,
ignorando a nuestra espalda los susurros
de las ménades por septiembre conjuradas,
tras las dunas leíamos efímeros sortilegios,
contemplábamos insomnes
la huella creciente del salitre sobre la arena.
Entre los robles,
sigiloso,
el presagiado enemigo danzaba con el viento.


Remoto dormita el estío.
Mecidos por la marea,
apenas si recordamos
aquellas sombras
que otoño
arruga en nuestras casas.




sábado, 2 de abril de 2011

Sobre narvales y sirenas





            Se acercan, con la claridad, las avestruces.
Ocultan
su cabeza
entre la espuma de un mar indiferente,
bajo cuyas ondas
en sinuosas salmodias rehenes
del ámbar y la memoria
los pasadizos otean. Quizá,
si por un momento
tornaran su rostro hacia la orilla,
percibir podrían
la ronda vigilante de las orcas,
cierto dulce aroma cabe las algas muertas,
el alborozo de las gaviotas
a orgías de carroña entregadas.
Mas del tiempo los estragos
hace tiempo abandonaron.


En verdad, si alguna mañana su ritual ignoraran,
limpia de sal la mirada,
al sortilegio de la armonía inmunes,
estas aves desmembradas podrían,
con sus inexistentes manos,
acariciar
su cabellera inexistente, y decirse, casi ensimismadas,
pensativamente: qué burda existencia ésta, qué triste vida.


Parecen, no obstante, poco afectas a la reflexión.
Incapaz de imaginar sus noches,
me pregunto si sentirán pena de mis pupilas insomnes.



sábado, 19 de marzo de 2011

Hasta el infinito y más allá




            “Mi angustia, mi pesar”, susurraba una, “es este imposible anhelo, este afán por, sin renunciar a la rectidad, con todas sus grandezas y miserias, ser al tiempo yo misma, distinta a todas mis congéneres. Recta, sí, no curva, ni espiral, pero esta recta. Y la impotencia consume mis días.”
“No desdeño tu retórica”, respondió la otra, “mas ¿qué importa cómo se es, cuando se está obligado a ser?  Lo que mí me aterra es que soy, y seré, y a lo largo de los infinitos puntos del infinito plano por siempre seré y jamás dejar de ser podré. Así el horror consume…”
No oí el final de la conversación, pues hacía ya
      tiempo
y espacio
que ambas paralelas –si en verdad lo eran-
habían abandonado mi hoja, blanca, garabateada,
rectangular y de muy leve peso relativo.





viernes, 18 de febrero de 2011

Beulah




Una voz te ha dicho: tiñe
en alborozo el luto
pues llegado es el día vespertino.
Torna en semilla los estigmas
olvidado el orto del mañana.
Cierra bien los ojos
pues en hierba y tierra amaneces.
Regocíjate.
Sea helecho tu cabello.
Regocíjate.
Haz del silencio la última palabra.



sábado, 12 de febrero de 2011

Corrección


                                                           "Cuánto más conozco a los hombres, más aprecio a Calamardo"
                                                                                        Lord Sponge



Se sentó ante la mesa y escribió: “El problema no es saber que estás malgastando tu vida, sino la soterrada convicción de que no cometiste error alguno, ni existía otro camino más pleno, pues por fas o por nefás siempre se acaba en No Volverás”. Paradójicamente, esta constatación le proporcionó una extraña fuerza. Contempló el mundo con su penetrante mirada, nada podía afectarle. Fue a tomarse unas cañas.

Dos días después se sentó ante la mesa y escribió: “Se sentó ante la mesa y escribió: el problema no es haber malgastado tu vida, sino el vago sentimiento de que nada había que malgastar. Sí, tu vida pudo ser otra, si otra hubiera sido. Mas por fas o por nefás –suspiró- siempre se arriba a Nunca Jamás”. Paradójicamente, esta constatación le proporcionó una extraña fuerza.





martes, 8 de febrero de 2011

Nausícaa




Cuando duerme
abraza las sábanas como si fueran tierra.
A la ventisca suplica, a los albinos copos,
tapadme, tapadme, bonitos.
Con una capa de hielo, queridos míos.
Sus bucles raíces sobre la almohada
en silenciosas lagunas
bucea con topos negros.
Juegan a hacer el muerto
vueltos hacia el techo
la tripita y los ojos ciegos.

Me mintió. Si las palabras cambian, dijo,
el sentimiento permanece, inalterable.
Era incierto. Nada sobrevive, al cabo.
Vestida me arrojo a la marea,
mis cabellos con limo perfumados.
Quizás hoy jamás llueva.





miércoles, 2 de febrero de 2011

Un degollador




Al detenerme preguntaron el porqué de mis actos, la oscura maldición que sin duda los guiaba. Callé. Así, cuando me ofrecieron trabajar al servicio del señor, con buena paga y buen alcohol, ¿qué podía decir?: “Soy una persona melancólica, un hombre sencillo que busca el sol sin despreciar la lluvia. Amo las flores rojas entre el trigo. Siempre camino, siempre; mi tristeza es que las tortas de maíz no bastan para satisfacerme, ni el agua calma mi sed. Rechazo vuestra oferta.”. Se hubieran burlado, mi cuerpo pendería de una rama. Acepté en silencio.

Ahora, con la buena alimentación, he perdido el gusto del cuchillo. A veces matamos campesinos, otras pobres locos, locos pobres. Castigo divino, mascullan. Finjo ferocidad, procuro rezagarme. Pero, aunque eche de menos aquella afilada alegría, aquellas mañanas caprichosas, sé que obré en la única forma posible.

Nunca aceptarían que degollar, para mí, fuese sólo una afición.




martes, 1 de febrero de 2011

Lento es el pálpito


      Duerme y observa.
Nada se olvida.

Nunca es la vida
culpa de nadie.
No es responsable la semilla, no lo son
el feroz ni el humillado
el cuarzo creciendo insomne
la bruma por el alba estrangulada
el aire
el peso
la pupila atrapada en la memoria.

Corazón, cabello, hilacha, aliento.

Despierta y olvida. Todo es murmullo.




lunes, 31 de enero de 2011

Y no hubo nada

                                                                                                 A mi madre


Novelas, recetas, sobados anillos.
Cajones repletos
de cosas que guardó.
Ropa que ya nunca usará,
fotos de aquéllos
cuyo nombre ha olvidado.
Su vida robada.
Sólo un sueño la aquieta;
cuando, niña de nuevo,
mecida dormita
en brazos del padre.
Y soñando dormir,
la desabrida mueca torna sonrisa,
mientras una mano
inauditamente joven
acaricia despacio la almohada
como si aliviar la pena quisiera
de todos los que recibieron su amor.


Más allá de la ventana, la alta luz del faro
se difumina en neón. No cuesta demasiado ahora
asomarse a la noche
escribir unas líneas
imaginar del otro lado
el tránsito pesado de los mercantes, el agua lenta,
la sombra emergente de un rorcual nonato.



martes, 25 de enero de 2011

Erial



La existencia no es geométrica. Este conocimiento
mitiga nuestra orfandad. Basta, aun así,
en una tarde sin viento ni barcas,
observar, sentados junto al lago,
inestables círculos
demorarse sucesivos sobre la orilla
para imaginar
en su impreciso, concéntrico
origen,
algún ser vivo
quebrando la superficie del agua,
garza ante escamosos reflejos alerta, barbo
por silbos del aire ensimismado.

Otras explicaciones caben, sin duda. Quizá
no estando en esta hora desierta
tan solos como creemos
un niño chapotea inconsciente,
a sus ceremonias entregado
en lejano remanso de la memoria.
Tal vez este efecto carezca, según costumbre, de causa,
o bien con leve roce antiguas cenizas
hayan generado estas débiles ondas,
cuyos restos, en fin,
apenas si se divisan ahora lamiendo nuestras botas.

Otoño teje de hojas la ribera.
Es tarde, comienza a hacer frío,
la geometría posee su vida propia.




viernes, 14 de enero de 2011

Ouroboros

          

          Si de pronto fluyera a tu garganta
la palabra que debe pronunciarse
muerde, silente, su cabeza, y escupe
el veneno de la dicha.
O bien, firme la voz,
acéptala
con fingida serenidad,
sin alborozo
ni esperanza
en vana transfiguración.

Otras opciones no caben,
excepto la que sin duda elegirás: considera,
entonces, que una vez regurgitada
su letargo no será piadoso.
Encenagada en tus entrañas,
digerirá pausada sangre y hueso, sorberá
humores, defecará recuerdos,
hasta que, convertido a su fe,
no seas al cabo sino la papilla ensalivada
que late en el vientre de la Pitón.







lunes, 10 de enero de 2011

Ys

                                         Las ruidosas olas tragándose el reino de Ys, dulce

                                                         tierra siempre vestida de verde, amada antaño de

                                                         la oropéndola y adornada con la vinca."

                                                                                     Álvaro Cunqueiro
                                                                                 
                                                                    

Restan los vacíos lavanderos,
los umbríos comercios
donde maíz y castañas reposan.
No fue la soberbia.
Por las calles desiertas
deambulan tranquilas las ovejas.
Los cuervos señorean el espacio.
No fueron el fuego ni el agua.
El ensueño los sorprendió sobre la cama,
aéreas raíces
germinaron el humedal de sus ojos.
Otras ciudades, en otras mañanas,
conocerán la aurora de la hierba.



martes, 4 de enero de 2011

Berserk de ronda


Bebe y calla Berserk.
El alma un día
serpeante abandonó su pecho.
Por las laderas ahora deambula
de salmodias y ratones ahíta.
Pesadas son sus siestas.
Entre las hierbas altas
sueña mangostas compasivas.



Temerosos de sí
se guarecen el alma en la carne, la carne en la caverna,
la caverna en el bosque y en la colina el bosque.
Cobijado de sí
se aferra el nonato a su limbo
en espiral se envuelve la galaxia
duerme el perro junto a las ropas del amo
y a la sombra del dios el amo duerme.
Comadreja en su madriguera
somnolienta roe un rancio hueso.
Pobre universo, sin horizonte que contemplar.
Pobre dios, sin nadie en quien acunarse.
Pobre cuerpo, siempre tiritando.



Los borrachos no son mala gente.
El silencio es buena persona.
La mirada acuosa de Berserk
a las sagradas mangostas
piadoso sacrificio suplica.


lunes, 3 de enero de 2011

TIGRE Y PALOMA

     Algunos de los textos publicados en este blog han sido incluidos, junto  con poemas de José Manuel Lucía Megías, Eva María Puig, Marta Vega Reyes y Jorge Fernández Gonzalo, en el número 2 de la Revista digital de Poesía Tigre y Paloma:

http://revistatigreypaloma.blogspot.com/

Quisiera agradecer a Jorge Fernández Gonzalo, coordinador de la revista, su selección de textos y cuidada edición digital. Y, por supuesto, brindar mi colaboración y mejores deseos a Tigre y Paloma y todos los que en ella participan.